#Futbol

KDT y Maderense, como hace medio siglo



"El rival potencia los triunfos". "No me digan cuantas peleas ganó, sino a quien le ganó". Los autores de esas frases, son Marcelo Bielsa, uno de los técnicos con mayor reconocimiento en el mundo, y Muhammad Ali, el mejor boxeador de todos los tiempos. Esas "sentencias" caben en el presente de Maderense y KDT, los dos equipos finalistas de la actual temporada de la LPF. Tanto el conjunto dirigido por Diego Funes, como el de Casimiro Fernández, dejaron en el camino a los dos últimos campeones de la liga. Calaveras y Defensores de Este. Motivo suficiente de por sí, para sentenciar y valorar el paso a la máxima cita del competitivo torneo local.

KDT con más holgura desde lo futbolístico, y el resultado llegó a la finalisima. Maderense sufrió hasta el último segundo en un cotejo cargado de adrenalina. Dos escenarios con un marco impresionante, que presagian una gran final. Y en el valor de los equipos que dejaron en el camino, los "albi" (el verde y el rojo, se sustenta como símbolo la gran campaña que han desarrollado, hasta el momento, y que reeditará un viejo encuentro que definió un torneo en el año 1965. No fue un partido de final, pero sí un cotejo definitorio en la última fecha del campeonato de hace 52 años.

Esta edición del 2017, los tuvo frente a frente en dos ocasiones. Cuando el certamen daba inicio, en el Jesús Díaz, donde igualaron en uno, con goles de Locastro y Barraza, y en el Juan Halzague, donde KDT se quedó con la victoria por 2 a 0 con las anotaciones de Tomas Carrica y Alan Peredo. Ambos clasificaron en la Zona B. Maderense primero con 39 unidades, y KDT tercero con 33. Después fue el turno del reducido. Maderense, se aseguró la clasificación a semis, después de derrotar a Deportivo y Defensores, faltando una fecha para el cierre, mientras que KDT, se impuso a San Martín y Calaveras, y cerró el reducido primero. Ambos con diez unidades.

Con "números" similares, Maderense jugó 26 partidos, de los cuales ganó 16, empató 5 y perdió 5. Convirtió 42 goles y le hicieron 27. KDT, en la misma cantidad de partidos jugados, se impuso en 13, empató 8 veces y perdió, al igual que su rival, cinco veces. Anotó 37 goles, (cinco menos que Maderense), pero recibió solo 17 (diez menos que el otro finalista).

Dos equipos que se conocen de haberse enfrentado en el año, donde salio airoso KDT, y en el otro compromiso igualaron. Dos conjuntos que tienen un presente en lugares expectantes. Maderense a la final, al igual que en el 2015, cuando también dejó en el camino a Calaveras, y KDT que desde el 2010 al 2014, jugó cinco finales seguidas, vuelve a estar presente en dicha instancia.

Con cuatro títulos cada uno, van en busqueda del quinto. KDT campeón en 1963, 1964, 2012 y 2013, mientras que Maderense se consagró en 1965, 1967, 1970 y 1983. Lo ya dicho, en 1965 los tuvo mano a mano, en la última fecha. Maderense, Defensores y Estudiantes con 19 unidades y KDT con 18. Defensores perdió con Calaveras, Estudiantes empató con Progreso, y Maderense al ganarle a KDT, con gol de Piñeyro, se coronó como el mejor de dicho certamen. Ahora la compulsa, es mano a mano, sin otros equipos con posibilidades. Pero si existe un antecedente, donde ambas escuadras estuvieron cara a cara, con la definición de un título de por medio.

Hoy es otra historia. KDT y Maderense, Maderense y KDT van por su sueño máximo; el que comenzaron a albergar a principio de temporada. Con la ilusión de cada hincha, y el anhelo a flor de piel. Los únicos protagonistas, los jugadores.Ya no falta nada, o falta todo.