#Futbol

Parecen esfumarse las chances de reflotar el torneo de Primera División de Bolívar

ref="https://2.bp.blogspot.com/--4HAv0OsJhQ/WjxNECP1YFI/AAAAAAAAtg8/7xxJoe9Hh9UcLrWi_35Y6QHflQiihmZPwCLcBGAs/s1600/a630171fb7235ab630615da4c7eaa9d8_2893.jpeg" imageanchor="1" >

En la tormentosa noche de este jueves, se desarrolló en Pirovano, tal como estaba previsto, la reunión de la Liga Deportiva de Bolívar con todos los clubes interesados directa o indirectamente en la posibilidad de recuperar el campeonato local de primera división. A la cita acudieron dirigentes de la Liga y de los ocho clubes en cuestión: Empleados, Independiente, Balonpié, Casariego, Atlético Urdampilleta, Pirovano, Bull Dog y Bancario.

Lo más trascendente de la reunión (que de todos modos no pretendía ser decisiva) fue que los clubes coincidieron en que no hay suficiente tiempo como para organizar un torneo propio, principalmente por cuestiones legales y aledañas al fútbol, tales como personerías jurídicas, tribunal de disciplina y seguridad en los predios, entre otras.

Una de las ideas que se tiró sobre la mesa, sin que esto signifique que sea una posibilidad concreta, fue la de realizar un campeonato de pretemporada, que comenzaría en el mes de febrero y se extendería hasta fines de marzo o mediados de abril, en el que participarían los 8 equipos mencionados en el primer párrafo.

No obstante, surge inmediatamente la inquietud: ¿De cuánto y a quiénes serviría ese certamen? Balonpié y Empleados van a estar completamente abocados al Torneo Federal C. Independiente, Atlético Urdampilleta y los deroenses Bancario y Bull Dog han deslizado no estar en condiciones económicas de afrontar la LPF; sin Primera local, ¿para qué torneo se estarían preparando?. Y, por último, ni Casariego ni Pirovano contemplarían la idea de armarse con vistas a la Liga Pehuajense.

Otra idea que manifestaron algunos dirigentes fue la de armar una especie de liga sub 20, pensando en forjar la primera de cara al 2019 o 2020. Sin embargo, tampoco avanzaron respecto a esta posibilidad.

Lo que sí es un hecho concreto es que para pensar en la LPF 2018, a excepción de Balonpié y Empleados, los demás se aferran casi exclusivamente a la posibilidad de que el municipio continúe aportando mensualmente los 30 mil pesos que otorgó en 2017, algo que muy probablemente suceda. Sin embargo, si ese presupuesto se empleara sólo para la Liga Pehuajense, no quedaría resto para divisiones inferiores e infraestructura, por ejemplo. Deberán pensarlo bien.

La semana próxima habría una nueva reunión. Nuevamente evaluarán escenarios y plantearán posibilidades. Pero lo que hasta fin de año parecía una posibilidad certera, con varios dirigentes y clubes envalentonados en la posibilidad de recuperar identidad y salvaguardar economías, ahora se asemeja a una nube de verano que se va disipando a alta velocidad.

Y los problemas parecen ser los de siempre: la escasez de recursos humanos intencionados en trabajar por los clubes y por un objetivo común, como el que sería la Primera local. Seguramente no sea este año y es muy probable que no sea jamás. Deberían cambiar muchas cosas como para que algo cambie.

Fuente: Signo Bolívar